Capital erótico y 2.0

Para reflexionar

Este post no pretende ser más que una reflexión sobre la relación entre el capital erótico, las competencias a desarrollar en las organizaciones y el 2.0

Oí hablar por primera vez de capital erótico en 2010 cuando Catherine Hakim, doctora en Sociología y profesora en la London School of Economics, acuñaba el término en su libro “Capital erótico: El poder de fascinar a los demás”. La doctora Hakim ponía cifras a lo que todos sospechábamos, que la gente guapa gana más que el resto y tiene más éxito.

El atractivo personal no solo te ayuda a encontrar trabajo sino que te proporciona, durante tu carrera profesional, más posibilidades de éxito.

Las empresas los prefieren atractivos, antes que inteligentes, pero poco agraciados. Hakim proporciona datos para avalar sus tesis: las personas atractivas llegan a cobrar en una misma empresa hasta un 25% más por el mismo trabajo que quienes no lo son.

En uno de los capítulos del libro se citan estudios con los siguientes resultados: los hombres atractivos ganan un 17% más que los que no lo son; mientras que las mujeres atractivas ganan un 12% más respecto a las no atractivas. En cualquier caso, las ‘guapas’ ganarían un 5% menos que los ‘guapos’. Leído en Expansión y Empleo

Las personas atractivas destacan: llaman la atención, atraen y predisponen positivamente.

El Capital Erótico se refiere al atractivo construido a partir de una inversión inteligente en la propia imagen, en la forma como uno se mueve, habla y se comporta, y es utilizado en beneficio propio.

La doctora Hakim define el Capital Erótico en base a 6 elementos:

  • El atractivo físico: según los estudios más recientes, el convencionalismo, la simetría y la homogeneidad del color de la piel contribuyen al atractivo
  • El atractivo sexual: reside en la forma de moverse, hablar y actuar
  • El tercer elemento del capital erótico es claramente social: la gracia, el encanto, el don de gentes, la facultad de caer bien y hacer que los demás estén a gusto, contentos, con ganas de conocerte.
  • El cuarto elemento es la vitalidad: mezcla de buena forma física, energía social y buen humor.
  • El quinto elemento tiene que ver con la presentación social: el modo de vestir, de pintarse la cara, los perfumes, las joyas u otros adornos, el peinado y los diversos accesorios que lleva la gente para indicarle al mundo su estatus social y su estilo
  • El sexto elemento es la propia sexualidad: la competencia y energía sexuales, la imaginación erótica y el espíritu lúdico.
Que me perdone la Sra. Hakim pero a mi la inteligencia, la cultura, el sentido del humor y la bondad siempre me han parecido sexis y no los veo en la lista de elementos.

Desconozco si los estudios estás basados en datos objetivos y científicos -la belleza y el atractivo es un tema muy subjetivo-, pero lo que es innegable es que hay una relación directa entre el atractivo físico, gestionado de forma inteligente y el “éxito” profesional.

Los artículos leídos en relación al capital erótico me han hecho reflexionar sobre dos temas:

1. Los profesionales de Recursos Humanos ¿deberíamos incorporar el Capital Erótico como una “competencia” a desarrollar en las organizaciones, al nivel del liderazgo, el trabajo en equipo o la capacidad de organización? ¿Cómo se desarrolla? No me acabo de imaginar un taller titulado: “Desarrolle su Capital Erótico para obtener más ventas”, empezando con una clase de spinning (por aquello de la vitalidad), seguido por un módulo de “Aprenda a maquillarse y a vestirse para sacar más partido a su atractivo” …. aunque todo llegará.

2. ¿Cómo se transmite el Capital Erótico en las redes sociales? ¿Cómo se mide el “éxito” alcanzado gracias a nuestro capital erótico?

El comportamiento que tenemos en las redes sociales suele variar al que tenemos en el 1.0 en la mayoría de nosotros.

El capital erótico lo transmitimos a través del avatar, de la forma de relacionarnos en el mundo 2.0, del estilo de comunicación, de los temas de los que hablamos y lo que explicamos de nuestras propias vidas.

En las redes también podemos gestionar de forma inteligente nuestra imagen y por lo tanto nuestro capital erótico, quizás sea más fácil en este medio que en la vida 1.0 Todos conocemos la popular frase: “Nadie es tan feo como su foto del DNI ni tan guapo como su avatar”.

¿Cómo se mide en las redes sociales el “éxito” alcanzado gracias a nuestro capital erótico? Muy probablemente, en igualdad de condiciones, aquellos que tienen más capital erótico tienen más seguidores, amigos y contactos, un Klout más alto y en definitiva, más influencia y mejor posicionamiento en las redes.

¿Alguien se anima a hacer un estudio de la relación entre capital erótico y capacidad de influencia 2.0? En las redes sociales como en la vida misma, también ayuda ser guapo.

Como decía @agustibranas en un tuit: “La #marcapersonal se basa en dos vectores directores: el#capitalintelectual y el #capitalsensual. La resultante es tu capital. ¡Mímalo! :)”

2 Respuestas a “Capital erótico y 2.0

  1. PUFF!!!
    Te confieso que oí hablar de la Inteligencia Erótica en un vuelo a través del charco y dos días después conté la experiencia en una conferencia hablando de la Inteligencia Retórica y la Ingenuidad Empírica. En fin, creo que complicamos todo cuando no hemos aclarado todavía si es día, de noche o se ha ido la luz simplemente, por supuesto en el campo de los RRHH.
    Saludos

    Me gusta

  2. Pingback: ¿Tienen capital erótico las organizaciones? « SERENDIPIA |Escuchando las oportunidades de cada día·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s